Poesía

San Sebastián.

Pero si ya lo sabías. Tú ya lo sabías. No te hagas el tonto. Aquel tipo sólo quería de ti compañía. Y la compañía en el amor son las migajas, las brasas de un fuego abandonado en pleno invierno. Y tú tan helado, necesitando una hoguera en condiciones. Un incendio. […]

San Sebastián. Leer más »

Yo sé que floreces.

Yo sé que floreces. Sé que hierves por dentro. Que ardes sin tregua, sin fin. Que el reloj se pare no significa que el tiempo lo haga. Que el sol se esconda. Desde aquí te digo, inocente, no hay noche oscura del alma, sino luz en las antípodas. Agáchate a

Yo sé que floreces. Leer más »

David Thoreau.

Estaba tan cansado aquel día que ni se lavó las manos al llegar a casa después de saludar a su perro como de costumbre, y se echó en el sofá hundiendo su cabeza en el cojín de raso azul turquesa. Cerró sus ojos e inspiró tan profundamente, que su casa

David Thoreau. Leer más »

Narciso.

Me gustan las tristezas escondidas debajo de las sonrisas de la gente amable. Envidio a quien puede disfrazar su mala sangre con un buen gesto. A quien es capaz de no oler a quemado aún estando hasta el cuello de fuego hambriento. Son los más valientes. Los que no te

Narciso. Leer más »

Carrito de compra

Pin It on Pinterest

Scroll al inicio
Abrir chat
Hola, soy Felipe ¿En qué puedo ayudarte?
Hola, soy Felipe ¿En qué puedo ayudarte?