Acariciar la piedra del camino hasta poder lamerla.